domingo, 15 de mayo de 2016

Llámame Bruja

                                                                                                                 4:49

Nunca me había sentido tan viva. Ésa sangre me da vida. Cuando quiero algo, simplemente lo tomo. Yo no soy como ustedes... Que son como atardeceres oxidados, junto con esas hojas que arrastra el viento sin rumbo alguno, con un maldito solecillo que cae como un puñal que descuartiza los cuerpos, ese olor a viejo que asfixia lentamente a las mentes. A mí me gusta el amanecer y la noche, la primavera y el invierno, no soy intermedio. No puedo viajar en su mar gris, tengo muchos colores que explorar. Mi cuerpo es una maquinaria casi perfecta, un bóveda que alberga cosas insospechadas; mi cerebro aprovecha todo al máximo; bueno o malo, desgracia o dicha, desastre o perfección, palabra por palabra... Lo convierto en mi combustible. Tengo un plan, una demanda, que considero justa, es por eso que voy a conseguir lo que deseo, así que quítate de mi camino.

No hay comentarios: